Foto 1997/98 Festishow (Anterior al cambio que ya se estaba gestando pues aquí ya tocabamos mi tema 23)

Tirritarra realizó cientos de conciertos desde 1999 hasta 2011 (Antes también pero con otra música) tanto de su primer álbum Re+Fa Zuzenean como de su segundo álbum Luz Negra / Argi Beltz Zuzenean por todo el estado, incorporando temas del primer álbum en solitario de Sergio Zurutuza “Internas...”, llegando a realizar con el tiempo conciertos de más de 2 horas y media, algunos de los cuales fueron captados por personas del público que podéis encontrar (fragmentos) en Youtube, aunque la mayoría están con una pésima calidad de imágen y sonido. Y luego hay 2 conciertos los cuales fueron grabados profesionalmente, 1 en el año 2006 en la esplanada del Museo Guggenheim, grabado por EITB y con las colaboraciones del Orfeón Donostiarra y Et Incarnatus Oekestra, y otro en el propio local del grupo (PROISA) de forma más amateur en el año 2008 con las colaboraciones de Goiargi Abesbatza y Orquesra Sotto Voce, grabado por un seguidor.

Ambos podéis verlos y escucharlos a continuación.

A tener en cuenta que de un concierto a otro pasaron 2 años y pico y por ello en el primero, aunque la imagen y el sonido son decentes (lo remastericé en 2019), el grupo todavia estaba muy verde, y ya para 2008 el grupo había evolucionado y mejorado y, a su vez, incorporado nuevos temas creados por Sergio Zurutuza y por lo tanto era un concierto mucho más completo.

Tirritarra realizó conciertos de su primer álbum Re+Fa desde 1999 hasta 2003 , y del segundo desde 2006 hasta 2011 que se disolviera.

Kursaal 2006 (Estreno Luz Negra/Argi Beltz)

CONCIERTO TIRRITARRA + ORFEÓN DONOSTIARRA + ET INCARNATUS OKESTRA en el MUSEO GUGGENHEIM BILBAO (2006)

El público (Museo Guggenheim)

Vista desde el público en el Guggenheim Bilbao 2006

KURSAAL (ESTRENO LUZ NEGRA / ARGI BELTZ)

Foto Kursaal 2006

CONCIERTO TIRRITARRA + GOIARGI ABESBATZA + ORQUESTA SOTTO VOCE en PROISA (2008)

Concierto en PROISA 2008

Foto desde el Público

Foto Proisa 2008 (Vista desde el Público)

En cuanto a conciertos EN SOLITARIO de Sergio Zurutuza se realizaron 3 en 2017, de los cuales 1 quedó grabado sin muchos medios y con una camara fija y el sonido de la propia camara en la distancia a la que estaba. Fue grabado por Eduardo Pérez (Moro). Se realizó el 28/10/2017 en el Zodiaco Bar de Trintxerpe, Pasaia . A continuación el cartel que lo anunciaba y el propio concierto.

Cartel creado por mí para el 28/10/2017)

CONCIERTO EN SOLITARIO en el ZODIACO BAR 28/10/2017)

Concierto Zodiaco Bar (Grabación Eduardo Pérez)

Concierto Zodiaco Bar 2017 – Fotografo Javier Del Ser

Al concierto del Zodiaco Bar asistien sobre todo amigos y gracias a ello por mi parte me encontré seguro y logré realizar un concierto decente, aunque me faltó más comunicación verbal con el público. En la siguientes fotos solo los pocos que se atrevieron a sacarse una foto con un servidor, y digo solo los que se atrevieron porque aunque no excesivo asistió más público.

Parte del público (Amigos)

Amigos que asistieron

Con el Fotógrafo y Amigo Javier Del Ser

Con la Diseñadora Gráfica Elena Soria y el Fotógrafo Javier Del Ser

Fotógrafo Javier Del Ser

La realidad es que me he tirado media vida haciendo directos, en un principio calle tras calle y pueblo tras pueblo con un Trombón en la mano cuando Tirri – Tarra era una fanfarre, y tiempo después, tras la transformación del grupo (gracias a mí música y al trabajo en equipo) con una Guitarra y una Mandolina ciudad tras ciudad y escenario tras escenerario. Finalmente, que tal vez nunca más, con dos guitarras (Clásca y Eléctrica) en solitario en un formato bien distinto siendo un concierto más como guitarrista que como representación de mi obra. Y digo tal vez nunca más por no tener claro si eso es lo que necesito, quién sabe, solo se que he vivido fantasticos momentos inolvidables en los directos, pero también momentos horribles de mucha presión y cansancio, y si tenémos en cuenta de que eramos nosotros (los 17 miembros) quienes lo hacíamos todo, me refiero a que ibamos al lugar a las 8 o 10 de la mañana y no volviamos a casa haata las 5, 6 o incluso 7 de la mañana de día siguiente, y no por pegarnos ninguna juerga, a uno se le van las ganas del todo. Vete al local, carga el camión, coge el bus, llega al lugar, descarga el camiión y monta (un concierto en el que hay 80 interpretes con sus micros, cables y demás parientes), prepara, sonoriza, ensaya, perfecciona, supervisa, toca por fin el directo (tras muchas horas haciendo de todo menos tocar), aplausos, desmonta isofacto justo terminar, carga el camión, coge el bus, llega al local, descarga el camión, y vuelve a casa. Imaginaros como se te queda el cuerpo y sobre todo el tarro. En fin, todo eso con 80 músicos en el escenario los cuales (excepto el Coro) la mayoría venían, ensayaban, comian, tocaban, cobraban y se iban, sin haber movido más músculos y neuronas que las necesarias para tocar el instrumento.

En cuanto a los conciertos en solitario realmente solo uno de ellos fue gratificante y en el que duró fui feliz, los otros dos no eran ni el lugar correcto ni la manera y fueron un autentico desastre, en uno de ellos directamrnte me levanté de la silla a los 5 minutos y dejé de tocar, y en el otro, frente a un público de borrachos, mí viejo equipo terminó de petar, teniendo por ello que improvisar una alegre cancioncita inventada en el mismo momento que decía “Yo tenia un perro y se me murió, yo tenía un pez y lo estampé contra la pared”, al son de unos acordes simples de guitarra, la cual causo el estupor de alguna animalista y la sorpresa de cerveceros varios. A mí favor diré que, si que tuve un perro y se me murió, y también tuve un pez, pero la parte creativa e inventada venía en eso de “lo estampé contra la pared” . En esos directos, gracias a que mi tio-hermano que me ayudó con el traslado de instrumentos y el pequeño montaje (menos mal), aún así el tiempo se echaba encima antes de la hora señalada. Por eso digo que tal vez un año de estos vuelva a un escenario o… tal vez nunca más, de momento no es algo que me preocupe en exceso, aunque sé que se puede ser feliz en las tablas.

1997/98 (FestiShow – Justo antes del cambio, en esta foto todavía con el Trombón en mano – El último a la derecha de morado)